lunes, 15 de abril de 2013


Santo Domingo, RD.- Los músicos subieron al escenario ante un público que lo vitoreaba a las once de la noche y desde que los vio sobre el escenario gritaba con euforia evidenciando el entusiasmo de ver a una de las bandas más emblemáticas de todos los tiempos, por ser la primera del tercer mundo en alcanzar la gloria mundial.

Liderados por el bajista de Bob Marley, Aston “Family Man” Barret, iniciaron un jammeo a modo de intro que marcó el compás de la noche y capturó la atención total de la concurrencia.


El cantante Koolant inició su presentación con “Rastaman Vibration”, seguida de “Lively up your Self” y “Is This Love”; con el cual la muchedumbre descargó toda la energía que trajo al templo de la música, cantando a todo pulmón y danzando a ritmo del roots reggae.

“Kinky Reggae”, “Waiting In Vain”, “So Much Things – Guiltiness” y “I Shot The Sheriff”, que también levantó los ánimos y sumó a una velada que desde el principio pintó distendida, relajada y de armonía total.


“Get up, Stand Up”, enarboló los ánimos de lucha y combate que Bob Marley, revolucionario eterno, dejó plasmado en su legado y que en la noche del viernes contagió al público que fue a ver el grupo que le acompañó en sus conciertos.

“Survival” y “Jammin”, fueron interpretados con fluidez por una banda intensa que mantuvo en movimiento constante al variado público, que sin dudas disfrutó al máximo la velada.

Siguieron temas como “One Drop”, “3 Lettle Birds” y con “One Love”, hicieron la primera despedida, tradicional en todos los conciertos, y al salir del escenario, el público no paró de gritar “Wailers”, “Wailers”, “Wailers”, obligándolos a regresar con la canción “Redemption Song”, apoyados por una algarabía ensordecedora.

Los ánimos siguieron subiendo con “Could You be Loved”, “Stir it Up” y finalizó la jornada con “Exodus-party”.

Se pudo advertir una presencia variada de público que cubría todas las edades pues varias familias completas fueron a presenciar el show de The Wailers, incluyendo abuelos, padres y niños, lo que propicio un ambiente verdaderamente agradable.

Igualmente se vio la mezcla de las distintas clases sociales que conforman la sociedad dominicana donde la música de Bob Marley ha penetrado y permanecido por generaciones, logrando el cometido de hermanar a las personas a pesar de sus diferencias económicas e ideológicas.

La agrupación jamaiquina, The Wailers, se presentó por primera vez en Hard Rock Café Santo Domingo con un concierto a casa llena bajo la producción de Conciertos y Eventos AGME y patrocino de Teleantillas, Claro y Brugal.

0 comments:

 
message